CÓMO NO ENGORDAR EN NAVIDAD

Planificando:

Los días previos:

  1. Reduce la cantidad de comida el día de previo a la comilona navideña.
  2. Puedes suprimir una comida el mismo día de la celebración, para no excederse en calorías ese día.
  3. Consume más verduras, frutas y proteína de calidad, preferiblemente pescados no grasos y carnes magras.
  4. Evitar pasta, pan, arroz, patata y derivados.
  5. Mantente activo, no olvides tu visita al gimnasio o al menos realiza algún tipo de actividad física que te guste, de este modo aumentarás gasto energético, solo tienes que buscar aquello que te guste y motive.
  6. Duerme suficiente, entre 7 y 8 horas.

El día de la celebración:

  • En tu desayuno incluye proteína y carbohidratos de buena calidad, fruta, avena, huevos. Incluso si quieres, puede ser un buen día para hacer un ayuno.
  • No abuses del alcohol, son calorías vacías (nutricionalmente hablando no aportan nada). Una copa de vino o cerveza está bien, pero sabes que en estos eventos no se queda en una copa sola, intenta tener fuerza de voluntad, porque como dije al principio, una copa aumenta 300 kcal.
  • Si puedes, evita comer y ver la televisión al mismo tiempo, porque hará que comas más de la cuenta, disfruta de la comida, saboréala, al fin y al cabo, comer también es una experiencia sensorial. Presta atención a cada bocado para darle tiempo al cerebro de recibir la señal de que estás satisfecho.
  • Evita tener turrones, bombones o polvorones en casa a tu alcance, a veces resulta difícil resistirse.
  • No vayas con hambre a las reuniones o comidas, pica algo saludable antes para evitar llegar con mucha hambre, si es proteico mejor ya que la proteína tiene mayor poder saciante.
  • El primer plato, que siempre sea vegetal, unas ensaladas o verduras a la plancha son buenas opciones. Si eliges ensalada, procura que el aliño vaya aparte para así añadirlo tú.
  • No te autoengañes diciendo, «bah, son navidades, son unos días y ya luego retomo la comida saludable» . Este pensamiento podría tirar por la borda todo el trabajo que tenías hecho.
  • Date un gusto, no pasa nada por un día, no vas a engordar por esa comida más calórica de lo normal, pero siempre y cuando sea solo una comida, el resto deben ser comidas normales o mejor si se reducen las cantidades y si sigues haciendo ejercicio y moviéndote para gastarlas. Pero recuerda, solo una vez. Igual que no adelgazas comiendo una ensalada o un plato de verduras a la semana, tampoco engordas si un día te pasas, lo importantes es no hacerlo de costumbre.
  • Prudencia, puedes probar todo, pero no es obligatorio terminarse el plato. Desde niños nos han inculcado que hay que terminarse el plato, que es de mala educación y esto no es necesario y además no tiene sentido si ya te sientes saciado
  • Procura que las porciones sean más pequeñas, esto es fundamental para poder compensar esa comida.
  • Bebe agua, al menos 2 litros, ese día y los siguientes.

Los días posteriores:

Si el día de la comilona, te has excedido, probablemente al dia siguiente no tengas mucho apetito, lo cual tiene sentido. Es fundamental que entiendas que no debes forzarte a comer por el simple hecho de «es que hay que comer«. El cuerpo es inteligente y tiene capacidad de autorregulación, no comas si realmente no tienes ganas de comer.

Una opción perfectamente válida es no desayunar y reducir la ración en tu comida principal, acabando con una cena ligera por la noche.

El resto de días, no olvides comer saludable y mantener tu cuerpo activo, ya no por miedo a engordar sin por salud.

Espero que estos consejos os sirvan para disfrutar las comidas navideñas sin perjudicar los resultados y sin engordar.

 

Deja un comentario